Destinatarios del Servicio Social recibieron los productos de Pésaj

Como todos los años, el departamento de Programas Sociales de AMIA organizó la entrega de los productos tradicionales de la festividad de Pésaj a 900 personas destinatarias de los diferentes proyectos que desarrolla la institución.

Para que puedan compartir y cumplir con las costumbres de esta celebración, los concurrentes del Centro Integral de Personas Mayores, voluntarios y destinatarios del Servicio Social de la institución, recibieron una caja de matzá y un paquete de matzemeil (harina de matzá).

“Una vez más, gracias al esfuerzo que realizó la institución, pudimos acompañar a los destinatarios con productos alusivos para que puedan vivenciar esta celebración”, expresó Fanny Kohon, directora del departamento de Programas Sociales de la entidad.

En palabras de Karina Croudo, supervisora del Servicio Social de personas mayores de AMIA, este tipo de acciones son “una forma importante de contribuir a que todos puedan vivir la festividad de Pésaj siguiendo las tradiciones y en conexión con los valores que esta fiesta representa”.

Por otro lado, las familias del Servicio Social también recibieron un kit con actividades lúdicas sobre la también llamada “fiesta de la libertad”, que fueron realizados por los colaboradores de la entidad. “Llevamos adelante esta acción solidaria para que, a través del juego, los adultos puedan transmitir a los más chicos la historia de la salida de Egipto y el fin de la esclavitud del pueblo hebreo”, detalló Eliana Epelbaum, coordinadora del área de Voluntariado de AMIA.

Los organizadores informaron que la entrega de los productos de Pésaj continuará el próximo lunes 3 y martes 4 de abril, de 9:30 a 12 y de 13:30 a 15:30, en la sede de Uriburu 650

Recibe donaciones “Beguidim”, el ropero comunitario de AMIA

“Beguidim”, el ropero comunitario de la institución, convoca a los interesados en ayudar a acercar prendas para personas adultas, que estén en buenas condiciones, para ser donadas a quienes más las necesitan. También se puede llevar ropa de abrigo en general, sábanas, frazadas y toallas.

La tarea de selección de las donaciones, calificación y distribución, es un trabajo que se realiza conjuntamente entre voluntarios y profesionales de la institución.

“Beguidim” significa “los cuidadores o guardianes de la ropa” y bajo este concepto, el departamento de Programas Sociales de AMIA quiere enmarcar la tarea que realiza su Ropero Comunitario, un espacio solidario abierto a la sociedad en general, que actúa como intermediario entre quien ofrece la ayuda y quien tiene la necesidad de recibir.

El ropero “Beguidim” funciona todos los martes de 10 a 12, y de 13:30 a 15:30. En esos horarios, siempre con cita previa, pueden concurrir tanto quienes quieren entregar sus donaciones, como quien se acerque a buscar las prendas que necesite.

Para solicitar el turno, se debe llamar al 4959-8810, o escribir un correo al mail [email protected]

Voluntarias participaron de una jornada para concientizar sobre el cáncer infantil

Con motivo del Día Internacional del Cáncer Infantil, que se conmemora cada 15 de febrero, las voluntarias del proyecto “Cuentacuentos” de AMIA participaron de la jornada que coordinó la organización “El otro me importa”, con el objetivo de sensibilizar y concientizar sobre esta enfermedad.

En la actividad, que tuvo lugar el domingo 5 de febrero en el Shopping Abasto, y que se desarrolló en el marco de la campaña #AmarrilloXEllos, las colaboradoras de la institución tuvieron a su cargo la lectura de los cuentos de “Contá con Ache”, iniciativa solidaria que propone una herramienta didáctica y literaria para ayudar a transitar el tratamiento de la enfermedad durante la infancia.

Además, durante la jornada, se desarrollaron talleres de creatividad, y entregaron cintas amarillas y folletos de la campaña, que se lanzó junto con las ONGs “Lado H”, “Contá con Ache” y “Un pelito más fácil”. “Mediante esta acción, se buscó poner en agenda los desafíos a los que se enfrentan las niñas, niños y adolescentes que transitan tratamientos oncológicos, sus familiares y su entorno afectivo”, señalaron los organizadores.

PARA PROMOVER LA LECTURA INFANTIL

El área de Voluntariado de AMIA, que forma parte del departamento de Programas Sociales, puso en marcha el proyecto “Cuentacuentos” en 2019. El mismo contempla la organización de encuentros en diferentes instituciones educativas, formales y no formales, donde asisten colaboradores de la entidad para estimular la lectura en los niños y niñas.

Para poder coordinar un encuentro de lecturas de cuentos, las personas interesadas pueden escribir a [email protected].

Las Tejedoras Solidarias reciben donaciones de lana

Bajo el lema “Ayudanos a tejer caminos que nos conecten”, las “Tejedoras Solidarias”, el grupo del Centro Integral de Personas Mayores de AMIA, están solicitando donaciones de lana para poder realizar prendas para bebés y niños.

Desde hace más de diez años, las voluntarias se dedican a confeccionar mantas y prendas que luego son donadas a hospitales, a centros asistenciales y a familias en situación de vulnerabilidad.

Para coordinar la entrega, las personas interesadas en colaborar se pueden contactar al número de teléfono 4959-8815 o por mail a [email protected]

“Durante los meses de verano, las integrantes del proyecto se reúnen para tejer mantas, pecheras, baberos, gorros, pullovers y bufandas para entregar antes de que lleguen los días de frío”, expresaron desde Voluntariado de AMIA. “Las tejedoras agradecen a todos quienes se acerquen con sus donaciones para que la labor solidaria se pueda multiplicar”, agregaron.

Las “Tejedoras Solidarias” son un grupo de voluntarias que se originó y se desarrolla en el marco de las actividades que realiza el Centro Integral de Personas Mayores “Jofesh” de AMIA. El proyecto solidario es coordinado por el área de Personas Mayores y el área de Voluntariado del departamento de Programas Sociales de la institución.

“Hombres tejedores”: Una actividad por una sociedad sin estereotipos

En un clima de gran alegría y emoción, el lunes 24 de octubre, en Uriburu 650, se realizó una jornada de tejido que fue organizada por el área de Voluntariado de AMIA y el grupo “Hombres tejedores”, una iniciativa que invita a hombres y mujeres que desean reunirse a tejer, compartir técnicas y experiencias.

Con el nombre “Aprendamos a tejer una nueva sociedad”, la actividad contó con la participación de colaboradores de la institución, empleados y seis miembros del proyecto “Hombres tejedores”, quienes brindaron tips y herramientas para comenzar a tejer o perfeccionar algún diseño.

“Realizamos este taller con la idea de que los participantes puedan reflexionar acerca de los estereotipos y los prejuicios presentes en la sociedad en general. Romper con ciertas estructuras que tenemos nos ayudará a construir una sociedad mejor”, expresó Eliana Epelbaum, coordinadora del área de Voluntariado de AMIA.

“Desafío”, “aprendizaje” y “empatía” fueron las palabras que utilizaron los participantes para describir lo que sintieron durante el encuentro. “Estoy muy emocionada. Agradezco la paciencia y la buena predisposición para enseñarme a tejer, una actividad que nunca imaginé que iba a poder lograr. Fue realmente un desafío y pude cumplir con mi meta”, compartió María Laura, voluntaria de la institución, al finalizar el taller.

Acción solidaria con voluntarios de la institución

Gracias a una alianza entre el área de Voluntariado de AMIA y Tikunea, colaboradores de la institución intervinieron tazas que serán entregadas a los concurrentes del comedor solidario de la Escuela Weitzman.

La actividad, que se desarrolló el martes 16 de agosto en la sede de Uriburu 650, consistió en invitar a las personas que deseaban participar a donar una taza de loza o de plástico, y personalizarla a través de una carta, un dibujo o un mensaje con buenos deseos.

“Convocamos a los voluntarios de la entidad a participar de esta propuesta, que realizamos en el marco de nuestro programa ‘Te- Abrigo’, para acompañar y ayudar a quienes más lo necesitan”, destacó Eliana Epelbaum, coordinadora del área de Voluntariado de AMIA. “Agradecemos a los colaboradores de la institución que se acercaron para llevar adelante esta acción solidaria”, agregó.

“Estamos muy contentos con la alianza que tenemos con AMIA. Los concurrentes del comedor estarán muy agradecidos con estas donaciones”, expresó Lucía Escandarani, coordinadora de Tikunea. El comedor comunitario recibe de martes a jueves al mediodía entre 15 y 20 personas que se encuentran en situación de vulnerabilidad social. “Este es un espacio de contención para ellos. Somos una gran familia”, sostuvo Escandarani.

Junto con las tazas, se enviarán bufandas y gorros de lana, confeccionados por las “Tejedoras Solidarias”, el grupo de voluntarias del Centro Integral de Personas Mayores de AMIA.

Para consultas sobre los proyectos solidarios que se llevan adelante, las personas interesadas pueden escribir a [email protected]

Más de 45 voluntarias participaron de una jornada de tejido solidario

Entre decenas de agujas, hilos, y cuadraditos de lana, más de 45 voluntarias y tejedoras de AMIA, la organización Internacional Cadena Argentina y Fundación Tzedaká protagonizaron una jornada de tejido solidario, en la que crearon mantas de abrigo, que serán donadas a un comedor de la localidad de Escobar, al que asisten 130 niños y niñas en situación de vulnerabilidad social.

La iniciativa contó con la organización conjunta de las áreas de Voluntariado, Personas Mayores y del Vaad Hakehilot de AMIA, ya que también se sumaron a la propuesta comunidades del interior del país.

Con el nombre “Punto a punto”, la jornada se desarrolló el 21 de junio, día en que comenzó el invierno. “Es un momento del año en que se pone más de relieve la necesidad de ayudar a quienes menos tienen para que cuenten con abrigo, especialmente en los días de baja temperatura”, señaló Eliana Epelbaum, coordinadora del área de Voluntariado de AMIA.

Al dar la bienvenida a todas las voluntarias y marcar el inicio de la jornada solidaria, que se desarrolló en la sede de AMIA en Uriburu 650, Eliana Epelbaum señaló que la iniciativa surgió cuando descubrieron que existe en el calendario un día internacional dedicado a promover el tejido en público.

“La fecha se conmemora el 12 de junio y nos motivó a organizar rápidamente una jornada en que pudiéramos demostrar cómo con una acción colectiva se puede brindar una respuesta concreta para ayudar a los demás”, indicó.

En la jornada solidaria, también compartió unas palabras Ruth Chan, supervisora del Centro Jofesh para Personas Mayores de AMIA, quien destacó los valores que hay detrás del hecho de “abrigar y de cuidar al otro”, y que se pusieron de manifiesto en la iniciativa llevada a cabo.

Por su parte, Wanda Wurman, directora de la organización Cadena Argentina, agradeció la participación de todas las voluntarias y destacó la importancia de la tarea solidaria realizada para poder llevar abrigos a niños y niñas que lo necesitan.

El encuentro solidario contó con dos momentos especiales que se organizaron con la idea de ofrecer una grata compañía a las tejedoras mientras confeccionaban las mantas. “Por un lado, convocamos al guitarrista Nico Marzuk, para que con su música amenizara la actividad, y a Olga Walter, voluntaria del proyecto Cuentacuentos de AMIA, quien narró un cuento que entretuvo a todos los presentes”, destacó la coordinadora de Voluntariado de la institución.

Reabre sus puertas “Beguidim”, el ropero comunitario de la entidad

Totalmente renovado y refaccionado, el próximo martes reabre sus puertas para la atención directa al público, “Beguidim”, el ropero comunitario de AMIA, que funciona en Uriburu 650.

“Beguidim” significa “los cuidadores o guardianes de la ropa” y bajo este concepto, el departamento de Programas Sociales enmarca la tarea que realiza al ofrecer un espacio solidario, que actúa como intermediario entre quien ofrece la ayuda y quien tiene la necesidad de recibir.

“Es una gran alegría reabrir el ropero, y poder hacerlo bajo estas nuevas condiciones, que mejoraron sustancialmente el lugar”, señaló Eliana Epelbaum, coordinadora del área de Voluntariado de AMIA. “Este relanzamiento fue posible gracias al equipo de Programas Sociales, de Infraestructura y de todos los voluntarios que participan del proyecto”, agregó.

En un encuentro que se realizó el martes pasado, para dar a conocer las nuevas comodidades y disposiciones del lugar, Fanny Kohon, la directora de Programas Sociales, destacó la importancia de esta iniciativa.

“Se trata de un recurso que se pone a disposición de quien lo necesita, para que pueda ejercer su derecho de tener una vestimenta digna, una nueva prenda para usar en este invierno”, afirmó. “Este relanzamiento fue pensando en las necesidades de los destinatarios, quienes tienen derecho a venir a un lugar cálido, a elegir las prendas y a recibir la mejor atención”, destacó.

Además de contar con un probador, el ropero cuenta ahora también con un espacio que utilizarán las “Tejedoras Solidarias” de AMIA para realizar sus prendas y guardar sus confecciones, antes de que sean donadas.

El ropero “Beguidim” funcionará todos los martes en dos horarios: de 10 a 12, y de 13:30 a 15:30. En esos horarios, siempre con cita previa, pueden concurrir a Uriburu 650, planta baja, tanto quienes quieren entregar sus donaciones de ropa, como quien se acerque a buscar las prendas que necesite.

Para solicitar el turno, se debe llamar al 4959-8810, o escribir un correo a mail [email protected],ar

“Recibimos donaciones de ropa para personas adultas y niños; sábanas, frazadas, toallas y colchones. Todo se debe encontrar en perfecto estado”, señalaron los organizadores de esta iniciativa, quienes informaron que las “prendas serán entregadas a personas destinatarias de los programas sociales de la institución, o a quienes presenten una derivación formal de otra organización”.

La tarea de selección de la ropa que se recibe, la clasificación por talles y modelos, y la distribución en las estanterías, es un trabajo que se realiza conjuntamente entre voluntarios y profesionales de la institución.

Acción solidaria con voluntarios de la institución

Con motivo del Día Internacional de la Infancia, que se celebra cada 1° de junio, el área de Voluntariado de AMIA, con la colaboración del grupo de “Arte Terapia” del Centro Integral de Personas Mayores y el área de Infancia de la institución, organizó una actividad que reunió a más de 40 personas para confeccionar muñecos de apego.

El encuentro, que tuvo lugar el martes 31 de mayo en la sede de Uriburu 650, contó con la presencia del equipo del proyecto “A la par” del gobierno de la ciudad de Buenos Aires, un programa que brinda talleres para acompañar y asesorar en el período de crianza a las familias que residen en barrios vulnerables.

Las creaciones, que se realizaron con material reutilizable, se entregarán a niños y niñas de hasta 3 años que asisten a Centros de Primera Infancia, ubicados en barrios de la ciudad de Buenos Aires que se encuentran en situación de vulnerabilidad social.

“Elegimos hacer muñecos de apego porque, de forma sencilla y con pocos materiales, podemos crear un objeto especial que brinda una sensación de protección y bienestar”, destacó Eliana Epelbaum, coordinadora del área de Voluntariado de AMIA. “Agradecemos a los colaboradores de la institución que se acercaron para llevar adelante esta acción solidaria”, agregó.

“Queremos destacar la importancia que tiene este objeto para los niños y niñas, ya que cuando se van de su hogar, ya sea para ir al jardín, llevarse el juguete es llevarse con ellos una pequeña parte de su universo, que es su casa. El muñeco de apego los acompaña y les brinda contención para atravesar ese mundo nuevo”, compartieron desde el equipo de “A la par”.

Para consultas sobre los proyectos solidarios que se llevan adelante, las personas interesadas pueden escribir a [email protected].